El año 2021 será clave para la Coalición por la Energía del Futuro, creada en el año 2019 para acelerar el desarrollo de determinadas tecnologías y promover modelos de movilidad sostenibles que reduzcan el impacto del transporte y la logística en el cambio climático.

En concreto, se trabajará en siete proyectos, empezando por el hidrógeno verde. Ya están en marcha los proyectos Cathyope y H2Haul de Carrefour para probar por primera vez en Europa camiones de cero emisiones propulsados por pilas de hidrógeno para operaciones de larga distancia.

La idea es que para finales de primer semestre ya se hayan realizado pedidos de este tipo de vehículos para el transporte mercancías en las carreteras francesas y en otras zonas de Europa.

En cuanto a los biocombustibles, se probarán tres para el transporte marítimo, para potenciar el uso de estas opciones en la cadena de suministro y avanzar en el desarrollo de la tercera generación de biocombustibles.

También se diseñará una hoja de ruta para el bioGNL y se acelerará la conversión a la energía eléctrica de depósitos, terminales, almacenes y otros elementos clave de la cadena logística.

Por otro lado, para finales del primer trimestre, ya estará listo un plan de desarrollo de proyectos de I+D relacionados con el hidrógeno y el amoniaco, con el fin de contar cuanto antes con un transporte de cero emisiones por carretera, aire o mar.

Asimismo, se desarrollará una ecocalculadora digital para la certificación del impacto ambiental de cualquier operativa puerta a puerta, y se propondrá un plan para impulsar la conversión de los puertos en hubs multimodales verdes.

A las 14 compañías que forman parte de esta alianza, entre las que se encuentran CMA-CGM, Wärtsila, Carrefour o Michelin, acaban de unirse Airbus, Bureau Veritas y PSA International.