En una respuesta parlamentaria dirigida al Parlamento Europeo esta misma semana en nombre de la Comisión Europea, el vicepresidente del colegio de comisarios Vestager afirma con la boca pequeña que la institución vigila las condiciones del mercado del transporte marítimo internacional de contenedores.

En este sentido, Vestager afirma que «la Comisión es consciente de las perturbaciones en la cadena de suministro marítimo y logística, particularmente en el sector del transporte de contenedores, donde la pandemia ha tenido un impacto sin precedentes, con efectos tanto en la demanda como en la oferta».

Según el vicepresidente de la Comisión, «la pandemia provocó amplias fluctuaciones en la demanda», de tal modo que, en su opinión, «esta situación excepcional ha provocado importantes fluctuaciones de precios».

Sin embargo, al tiempo, la respuesta al Parlamento Europeo también defiende que «los datos disponibles sobre el despliegue de la flota y las escalas en puerto muestran que el número de embarcaciones desplegadas y las escalas durante 2021 han estado en línea con las registradas antes de la covid, mientras que el rendimiento ha sido mayor».

En consecuencia, la Comisión achaca a estas causas el alza de los fletes de contenedores, así como a la descompensación de equipos vacíos existente en la cadena de suministro internacional.

Así pues, Vestager afirma en la respuesta que «la Comisión está siguiendo de cerca las condiciones del mercado con todas las partes interesadas, analizando datos disponibles sobre despliegue de flotas, escalas en puertos, fletes y conectividad, con la vista puesta en identificar medidas que puedan facilitar la vuelta a la operativa normal», mientras recuerda que el colegio de comisarios «supervisa el cumplimiento de las normas antimonopolio en el transporte de contenedores, tanto en lo que respecta a las alianzas, como en lo que respecta a otras conductas».