La Comisión Europea ha iniciado a finales de abril un procedimiento de infracción contra Austria en relación con la aplicación de la ‘Ley austriaca para combatir el dumping social y salarial‘ al sector del transporte por carretera.

Desde el organismo europeo consideran que esta práctica restringe de manera desproporcionada el mercado interior de la UE.

Aunque apoya el principio de los salarios mínimos nacionales, según aseguran desde Europa, la Comisión considera que la aplicación de la legislación austriaca a todas las operaciones de transporte internacional con descarga o carga en territorio austriaco restringe la libre prestación de servicios y la libre circulación de mercancías de manera desproporcionada.

En particular, para la administración europea «no puede justificarse» la aplicación de las medidas austriacas a las operaciones de transporte internacional que no presentan un vínculo suficiente con Austria, ya que crea unas cargas administrativas desproporcionadas que impiden el buen funcionamiento del mercado interior.

La Comisión considera que existen medidas más proporcionadas para salvaguardar la protección social de los trabajadores y garantizar una competencia leal y que permiten al mismo tiempo la libre circulación de bienes y servicios.

Por consiguiente, tras un intercambio de información con las autoridades austriacas y una «concienzuda evaluación jurídica» de las medidas de dicho Estado miembro, la Comisión ha enviado una carta de emplazamiento a dicho país, lo que constituye el primer paso del procedimiento de infracción.

Las autoridades austriacas disponen ahora de dos meses para responder a los argumentos presentados por la Comisión en la carta de emplazamiento.