España tiene una posición geográfica privilegiada en los principales ejes del comercio mundial.

Además, a esta circunstancia se añade el progresivo incremento de los tráficos de mercancías provinientes del norte de África y que se dirigen hacia el centro de Europa.

En este marco a largo plazo que posiblemente seguirá una vez se supere la actual crisis sanitaria, Álvaro Rodríguez Dapena, director de Planificación y Desarrollo de Puertos del Estado, cree que son necesarias más inversiones en las conexiones ferroviarias de los puertos que permitan dar continuidad al tráfico de mercancías que aprovecha las infraestructuras optimizadas del lado mar.

Tal y como ha explicado Rodríguez Dapena en un reciente encuentro organizado por Executive Forum, «el futuro de los puertos está en la conectividad ferroportuaria«, pese a que el ferrocarril en España se encuentra, a su juicio, «en franca recesión en España y si no hacemos nada acabará por desaparecer».

Aun así, el director de Planificación y Desarrollo de Puertos del Estado estima que existen nichos de mercado para que el ferrocarril tenga una presencia importante en el reparto modal del país, con masa crítica suficiente para generar circuitos.

En este sentido, Rodríguez Dapena llama a aprovechar la oportunidad para llegar a tiempo con el fin de poder conformar cadenas a través de autopistas ferroviarias que puedan canalizar los incrementos tráficos que se están registrando en el Estrecho, en combinación con servicios de cabotaje de corta distancia.

Para ello, pide medidas en tres planos: infraestructura, infoestructura y operacional para colocar al transporte ferroviario al nivel que ya tiene en Europa.