El número de portacontenedores anclados frente a las instalaciones portuarias de la ciudad californiana de Los Ángeles se mantiene en niveles máximos, mientras en tierra persisten los problemas de espacio para el depósito de contenedores, así como para evacuar la mercancía que llega al enclave.

El pasado 19 de octubre, el puerto contaba con un total de 24 buques atracados, de los que 17 eran portacontenedores. Al tiempo, otros 34 aguardan espacio en muelle para dejar su carga en la instalación angelina.

Además, esta misma semana se unirán otras once embarcaciones más que echarán el ancla en las aguas del recinto californiano.

El tiempo medio de espera para llegar a muelle de estos buques es de doce días y medio.

Ante la inminente llegada de la temporada máxima de consumo, los minoristas estadounidenses están pugnando por evitar desabastecimientos y completar inventarios para cubrir la demanda.

Para esta semana del 17 al 23 de octubre se calcula que el puerto de Los Ángeles moverá un total de 148.369 TEUs de importación, cifra que supone un retroceso de un 4,58% con respecto a siete días antes, así como de un 9,14 con relación a la semana número 42 del año pasado.

Sin embargo, se espera un fuerte repunte en los tráficos de importación de contenedores de la instalación angelina en los primeros días de noviembre, durante la semana que está a caballo entre octubre y el penúltimo mes de este 2021.