El crecimiento en el volumen de mercancías que mueve el transporte marítimo es tan firme como en periodos anteriores. Así lo ha señalado la consultora especializada Clarksons Research, en unas declaraciones recogidas por Anave en las que analiza la demanda de los últimos años.

A pesar de que en los últimos años la tasa porcentual de crecimiento parece haberse consolidado entre un 2% y un 3% anual, el volumen total de mercancías que se mueve en el comercio marítimo mundial sigue manteniéndose en máximos históricos.

El transporte marítimo ha incrementado sus cifras en 4.800 millones de toneladas desde 2000, cuando comenzó el ‘boom‘ del sector que se extendería hasta 2008, alcanzando un total de 11.100 millones 2016.

Estabilidad en los crecimientos sector

La tasa de crecimiento en 2015 del comercio marítimo se ha situado en un 1,8%, la más baja desde 2009. No obstante, el comercio total de mercancías ha aumentado en ese mismo año en 195 millones de toneladas, ligeramente por encima del promedio anual de 180 millones registrado durante los años 90.

En 2016, según los datos facilitados por Clarksons Research, se han incrementado las tasas de crecimiento respecto al periodo anterior. A pesar de que la subida del 2,9% experimentada este año parece moderada en comparación con las cifras del año 2000, el volumen total de mercancías se acerca al de la época dorada del sector, con 309 millones de toneladas.

Asimismo, entre 2013 y 2016, época en que el comercio marítimo solamente aumentó un 2,9% de media anual, el incremento medio fue de casi 300 millones de toneladas anuales, un promedio ligeramente inferior al del periodo de 2000 y 2008.

En este contexto, cabe destacar que en los últimos años los motores de crecimiento han variado. Así, durante el auge de los años 2000, alrededor del 50% del crecimiento fue consecuencia de los graneles sólidos, mientras que entre 2015 y 2016 el tráfico de productos derivados del petróleo es el que ha representado la mitad del mismo.

Por su parte, el transporte de contenedores ha disminuido ligeramente, pasando de una cuota del 26% en 2000-08, a una del 20% entre 2015 y 2016.