Finalmente, la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados ha dado en la tarde de este pasado miércoles 3 de abril, el visto bueno al Real Decreto-Ley aprobado por el último Consejo de Ministros que desarrolla el marco laboral de la estiba portuaria, con 33 votos a favor, 25 en contra y siete abstenciones.

Frente a los reproches de Ciudadanos, que critica abiertamente las formas utilizadas por el Gobierno para aprobar esta norma, aunque se muestra de acuerdo ‘grosso modo’ con el fondo de la regulación, y del Partido Popular, que ha exigido a Fomento que muestre la aprobación de la Comisión Europea a la regulación aprobada.

El resto de grupos políticos representados en la comisión decidió refrendar el Real Decreto-Ley que completa el nuevo régimen laboral de la manipulación portuaria de mercancías, pese a que han recurrido a excusas como el hecho de que suponga un mal menor o a la responsabilidad política que les lleva a apoyarlo.

Durante el debate, el ministro de Fomento defendió una norma que, a su juicio, «soluciona un problema que ya lleva demasiados años abierto» y que contribuye a dibujar un «mercado abierto y preparado para las nuevas tecnologías», con unos «puertos competitivos, pero respetando los derechos de los trabajadores y manteniendo el empleo».

Previamente, tanto las centrales sindicales como Anesco, principal organización empresarial de empresas estibadoras, se habían mostrado favorables a la aprobación definitiva de esta norma.