Así es el mercado, amigo, reza el dicho liberal.

En un mercado en el que los aviones de pasajeros, que transportaban aproximadamente la mitad de la carga aérea de todo el planeta en sus bodegas, han dejado de volar a causa de la crisis sanitaria, ha coincidido una caída de la capacidad con un aumento de la demanda, especialmente en un segmento tan sensible como el de los productos sanitarios.

Y de la conjunción de ambos factores se ha producido un importante aumento de los precios de los servicios de transporte aéreo de gran calibre, que, a fin de cuentas, es un reflejo meridiano de los desequilibrios que ha generado la pandemia de coronavirus en el sector de la carga aérea.

En esta coyuntura se están dando tarifas que no se habían visto nunca, según diversos expertos del sector, y que se encuentran entre cinco y seis veces por encima de los precios habituales para vuelos charter de carga entre Asia y Europa.

Además, este transporte que ha demostrado ser imprescindible en una crisis como la actual también tiene otros problemas, como son los problemas de operatividad y congestión, sobre todo en los tráficos con China, como ha podido comprobarse en un reciente webinar celebrado por Foro MadCargo y Alacat.

Las largas esperas de hasta 30 horas en algunas instalaciones aeroportuarias asiáticas, como las de Shanghai, hacen que el sector se esté replanteando el uso de otros aeropuertos, para intentar atender un gran volumen de servicios en plazos cortos.

De igual manera, también persisten problemas críticos en la regulación de los ‘slots’ y en la gestión de los cambios en las rutas, así como en las cuarentenas que afectan a las tripulaciones.

En este panorama, es posible que las consecuencias de la crisis perduren entre dos y tres años en la economía del planeta, con caídas del comercio internacional de un 20% este ejercicio.

Y, aunque también previsible que el sector de carga aérea se recupere pronto, también es cierto que la vuelta a la normalidad en la carga depende en gran medida de que se recuperen los tráficos de pasajeros, para que la capacidad regrese a la normalidad que perdió a causa de la pandemia.