El actual escenario global muestra a las claras que la gestión de riesgos se enfrenta a fenómenos difíciles de predecir.

Sin embargo, al tiempo, poder contar con planes detallados para poder reaccionar ante imprevistos supone una ventaja competitiva que se manifiesta claramente en la gestión de las cadenas de suministro cuando se enfrentan a posibles disrupciones.

Según un reciente informe de Gartner, el secreto para gestionar mejor los riesgos no tiene tanto que ver con la capacidad para pronosticar eventos desfavorables, algo por otra parte imposible de conseguir por completo y extraordinariamente complicado en un escenario tan incierto como el actual, sino con mejorar la inteligencia en la cadena de suministro.

Concretamente, se trataría de llevar a cabo acciones que reduzcan la exposición de la cadena, como reducir el número de proveedores de servicios, y que optimicen los procesos y movimientos que se llevan a cabo.

De este modo, a juicio de la consultora, se reduce la exposición de la cadena de suministro a los riesgos, aunque, al tiempo, una consolidación de proveedores y procesos llevada al extremo también es un riesgo en si mismo, por lo que Gartner estima que lo ideal es encontrar el punto de equilibrio adecuado para cada cadena de suministro.

Para ello, la consultora aboga por tener en cuenta las vulnerabilidades de los competidores para generar una ventaja competitiva y poner límites cuando se diversifica la exposición a los riesgos.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110