Asistentes Asamblea Fedat

Fedat analiza el estado actual del transporte por carretera en su Asamblea General 2016.

A pesar de la «firmeza» de los gobiernos anteriores con el «compromiso» en contra de la implantación de la euroviñeta o de las 44 tn, «existe una incertidumbre de cara a una próxima legislatura y a los programas de gobierno».

Así lo han señalado desde la Federación Española de Auxiliares del Transporte (Fedat), integrada en la CETM, tras la Asamblea General 2016 de la Federación celebrada este viernes 22 de julio.

Durante la reunión se ha puesto de manifiesto la preocupación del sector tanto en estos puntos como en lo que se refiere al futuro cercano de la regulación del acceso al mercado en España, dado el cuestionamiento europeo del mínimo de vehículos exigido y la antigüedad media de los mismos y, a nivel europeo, también por el Brexit. 

La reciente decisión del Reino Unido de votar a favor de su salida de la Unión Europea ha supuesto, en opinión del presidente de Fedat, Pedro Alfonsel, un nuevo revés para la estabilidad política y económica de la UE. De momento, tras un efecto negativo en todos los mercados económicos, no está nada claro cuál será la repercusión sobre la zona euro, según el presidente. 

Las actuaciones del Gobierno en 2015 y 2016 también han copado buena parte de la reunión. En este sentido, Alfonsel considera que, en el primer semestre de 2016, se ha sufrido un periodo vacío de contenido en la toma de decisiones, propio de la situación de un Gobierno en funciones, lo que repercute negativamente en la actividad económica, ya que las empresas necesitan de una cierta certidumbre para adoptar decisiones.

El ejercicio 2015 también ha sido un año de paralización de proyectos legislativos. El ROTT, la Orden de autorizaciones o la regulación de pesos y dimensiones han quedado en el tintero, siendo esta última abordada definitivamente ya en el 2016 regulando la figura del megacamión. 

Por otro lado, aunque las cifras macroeconómicas de España han sido esperanzadoras en el 2015, «habrá que esperar algún tiempo hasta que la microeconomía perciba las bondades, ya que las empresas vienen seriamente tocadas del largo periodo de crisis soportado», ha apuntado Alfonsel.