inteligencia-artificial

El uso de inteligencia artificial en e-commerce permite hacer un análisis predictivo de la demanda y ajustar los niveles de existencias.

La inteligencia artificial aporta mejoras en los resultados y la productividad de las empresas de comercio electrónico que pueden traducirse, según un estudio de MIT Sloan Management Review y The Boston Consulting Group, en un incremento de ventas que puede oscilar entre un 6 y un 10%.

El empleo de esta tecnología que se centra en el empleo de máquinas y sistemas informáticos para realizar determinadas tareas se focaliza dentro del ámbito del comercio electrónico principalmente en el empleo de chatbots para atender al cliente en todo momento, en mejorar la naturaleza predictiva para mejorar la experiencia de cliente, en gestionar el inventario para mejorar los resultados y en facilitar la búsqueda de productos por imagen, como refiere en su análisis Trusted Shops.

El uso de chatbots en e-commerce es cada vez más habitual, ya que su alto rendimiento permite conseguir una experiencia personalizada y atención al cliente disponible en cualquier momento.

Por otra parte, la inteligencia artificial permite ganar eficiencia a la hora de recopilar datos de los clientes y potenciales clientes para sacar conclusiones y hacer predicciones, mientras que, por otra parte, los análisis predictivos de inteligencia artificial permiten mejorar radicalmente la gestión de inventarios gracias al gran volumen de información que puede obtenerse sobre los factores que impulsan la demanda y hacer análisis predictivo de su evolución.

Finalmente, las tecnologías de inteligencia artificial permiten ordenar e interpretar imágenes para facilitar las tareas de compra y selección de productos tanto para las propias empresas como para sus clientes.