La inversión en el sector constructor español podría acabar 2021 con un volumen de entre 11.000 y 12.000 millones de euros, según los datos del último Market Outlook 2021 de CBRE.

De hecho, la consultora ha observado que, tras la cautela que ha dominado el primer trimestre, el segundo cuarto de 2021 se ha mostrado mucho más activo, hasta alcanzar un volumen inversor total de 3.500 millones de euros, con lo que se alcanza un total de 5.150 millones en la primera mitad de 2021.

Sin embargo, el comportamiento ha sido desigual por segmentos de actividad, con el logístico, que representa un 26% de la inversión total en inversión durante el período, y el residencial como principales ganadores cuando 2021 ha alcanzado su meridiano, mientras que se observa una mayor lentitud en la recuperación de los sectores de oficinas y retail.

De hecho, según CBRE, más del 50% inversores están mirando oportunidades en logística y residencial.

El motor del segmento logístico

Por lo que respecta al segmento logístico, CBRE estima que se han pulverizado todas las previsiones, hasta situarse con un ‘take-uo’ en el centro peninsular de 620.000 m2 durante el primer semestre de 2021, un 178% anual más, mientras que el área de Barcelona suma 490.000 m2, un 149% más que hace un año.

En esta misma línea, la consultora estima que sólo en la zona centro se superarán el millón de metros cuadrados a final de año, con lo que batirá su registro máximo histórico y conseguirá un ascenso frente a 2020 de un 43%.

Barcelona, a su vez, también mantendrá un buen dinamismo y rozará el récord de inversión, con un ascenso anual de un 67%.

En cuanto a rentas, pese a presión de la demanda, CBRE afirma que la oferta ha ido encontrando demanda con fluidez, debido especialmente a que han surgido proyectos especulativos en Madrid y el segundo anillo de Barcelona.

Esta situación ha evitado que hasta la presente se haya detectado tensión en rentas, aunque empiezan a vislumbrarse puntos de presión que podrían hacer cambiar tendencia.

En este contexto, también se observa que existe una sólida demanda de inversores tanto nacionales como internacionales que no está satisfecha plenamente y que ha colocado la cifra de inversión de la primera mitad de 1.350 millones de euros, con lo que las expectativas de final de año se colocan en el rango de los 2.500 millones de euros.

Esta situación de demanda insatisfecha mete presión a las ‘yields’, a la vista de que no existe producto suficiente, pese a existen muchos proyectos que se van a ir cerrando en los próximos meses, por lo que CBRE estima un escenario claramente optimista de cara a la segunda mitad de 2021.