Este 2020 será otro año positivo para el sector inmobiliario español, de acuerdo con el ‘Market Outlook 2020’, estudio que elabora anualmente la consultora CBRE. Las principales causas hay que buscarlas en la inercia expansiva de la economía española, con crecimientos superiores al conjunto de la eurozona, y la persistencia de bajos tipos de interés, que favorecerán un nuevo ejercicio de alta actividad, con volúmenes de inversión directa alineados con la media de los últimos cinco años.

En opinión de Adolfo Ramírez-Escudero, presidente de CBRE España, “el sentimiento positivo del mercado hacia el inmobiliario español se mantendrá en 2020, reafirmando la fortaleza del sector de los últimos ejercicios”. De momento, los datos del volumen de inversión ejecutado en enero, con 1.366 millones de euros, de los que 220 corresponden a activos logísticos, apuntan en esta dirección.

A pesar de que los ‘prime yields’ están en mínimos históricos desde el año pasado, “se ha renovado el interés por los activos core”, por lo que es de esperar que éstas se mantengan en general estables. Sin embargo, podrían comprimirse algo más en los mejores activos, por la presión compradora y la falta de oferta.

El e-commerce seguirá tirando del sector logístico

Para el sector logístico se prevé que la demanda permanecerá activa este ejercicio por el sostenido crecimiento económico y por la penetración del comercio electrónico, que seguirá aumentando en toda España no sólo en el ámbito urbano, sino también en áreas rurales.

Es de esperar que los niveles de contratación de superficie logística en 2020 sean similares a los de 2019, como consecuencia de una demanda saludable.

Por el lado de la oferta, seguirá la construcción de nuevos proyectos debido a la escasez de producto de calidad, continuando con la renovación de un stock, en muchos casos obsoleto. En la zona centro, con 570.000 m² de superficie en construcción que se irán incorporando al parque logístico a lo largo de 2020, podría llegar a producirse sobreoferta en algunas localizaciones, aunque al final se acaban alquilando.

No es este el caso de Cataluña, donde se sumarán 90.000 m² de nueva construcción y de otras plazas como Bilbao, Sevilla o Málaga, con poca oferta y un alto interés de los operadores por instalarse, lo que puede llevar al alza las rentas, como en 2019 con una subida de rentas en zona prime del 17% hasta los 7 €/m², mientras que en Madrid se situaron en 5,5 €/m², con un incremento en torno al 10%.

Tanto la incorporación de nueva oferta como la reforma y demolición de instalaciones obsoletas, ante la falta de suelo, marcarán la pauta en este 2020, en la renovación del parque logístico español.

La pujanza del e-commerce seguirá animando el mercado de inversión, que se situará en niveles similares a los de 2019, en el entorno de los 1.500 millones de euros para este sector, con predominancia de fondos con origen en países asiáticos y también USA y Reino Unido, tanto por el lado de portfolios que saldrán a la venta como por el de las plataformas last mile.

Asimismo, continuará el interés de los inversores por operaciones del tipo “Mid Cap”, de hasta 15 millones de euros, que están despertando mucho interés entre los inversores.

Respecto a la inversión en retail, todo apunta a que aumentará en 2020 hasta los 2.500 millones de euros, tras haber registrado en 2019 su nivel más bajo desde el inicio de la recuperación, con 1.500 millones de euros. De momento, en enero, se ha ejecutado en este sector una inversión de 524 millones, lo que estaría confirmando esta recuperación.