El Ministerio de Fomento contempla retrasar la liberalización ferroviaria del transporte de viajeros, posponiendo la entrada de operadores privados que compitan con Renfe hasta el año 2020, que es la fecha que la Unión Europea ha determinado para liberalizar el mercado en todos los países miembros.

Aunque inicialmente se planteó adelantar la apertura parcial a la competencia de este tipo de transporte, el nuevo titular de Fomento, Íñigo de la Serna, considera que poner en marcha este proceso tres años antes de la liberalización total en Europa podría generar distorsiones en el mercado.

En este contexto, se muestra convencido de que es preferible «preparar bien la red» para afrontar la transformación en 2020 en lugar de sacar a concurso ahora la concesión de una licencia de operador ferroviario para un solo operador privado en el Corredor de Levante.

Esta era la idea que se barajaba en el plan diseñado por el anterior equipo de Fomento, que preveía extender esta fórmula gradualmente a otras líneas. No obstante, por el momento Renfe seguirá sin tener competidores ya que De la Serna cree que adelantar la apertura a la competencia generaría «más inconvenientes que beneficios«.

Una decena de compañías interesadas

Cabe destacar que más de una decena de compañías privadas, entre las que figuran constructoras como ACS, Ferrovial, Acciona o Comsa y empresas de transporte como Alsa o Arriva-DB, han solicitado ya la licencia de operador ferroviario y están a la espera de que se abra este mercado.

La Unión Europea ha establecido que 2020 es la fecha máxima para abrir a la competencia el transporte de viajeros en tren en todos los países miembros. En el caso del tráfico de mercancías ya está abierto, pero en España, pese a estar la actividad liberalizada desde 2005, Renfe sigue siendo el operador dominante con el 76% del mercado.