La revolución que vive la industria automovilística, marcada por la digitalización y la transformación energética, se ha visto agravada por una crisis sanitaria que también ha trasladado su impacto a las operadores logísticos especializados.

En este contexto incierto y complejo, el mercado de la logística para automoción a nivel mundial se contraerá en un 20,4% este ejercicio, según los cálculos de Transport Intelligence.

La consultora estima que la pandemia está teniendo efectos sobre la producción y que, a medida que se ahonde la crisis sanitaria, también afectará a la demanda, circunstancias que se trasladarán a todos los sectores del mercado, ya que tanto la logística de entrada, la fabricación, el transporte de vehículos terminados y la distribución de accesorios, mostrarán señales evidentes de una situación crítica.

Crisis sanitaria + caída de la demanda

A esto se añade el hecho de que la crisis sanitaria llegara en un momento en que el mercado automotriz mundial ya estaba experimentando una caída de la demanda, que ha impactado en las cuentas de diferentes fabricantes, así como de algunos proveedores de componentes que acusan el alto nivel de incertidumbre, con implicaciones para todos los proveedores de logística involucrados en la producción y venta de automóviles.

Así pues, los registros indican que el mercado global de logística automotriz se contraerá por tercer año consecutivo, aunque este ejercicio más profundamente, tras caer un 4% en 2019, con descensos en todos los segmentos y en todas las regiones.

De igual manera, también es previsible que, dado el profundo descenso, el camino hacia la recuperación será largo, toda vez que, aunque los fabricantes de automóviles han reiniciado la producción, con cadenas de suministro automotrices repartidas por todo el mundo y con medidas de bloqueo en diferentes etapas en diferentes geografías, aún queda recorrido para alcanzar una plena reconstrucción de la capacidad.