Con el comercio electrónico disparado por los cambios estructurales que se están produciendo en los hábitos de consumo, la gestión de las devoluciones emerge con un factor diferencial para los operadores del canal on-line.

Un estudio de KPMG estima que los consumidores devuelven uno de cada tres productos adquiridos a través de internet, con lo que las facilidades en la política de cambios y devoluciones son una ventaja competitiva para fidelizar a los consumidores cada vez más importante, según Webloyalty.

Sin embargo, esta tasa de devolución no es homogénea, sino que se incrementa en el período que va desde el ‘Black Friday’ hasta las rebajas, fechas en las que la tasa de devolución puede rondar el 50%.

Ante este escenario, la logística inversa se convierte en un aspecto crítico en la estrategia, que puede suponer un aumento  desmesurado de los costes y perjudicar dramáticamente la experiencia de los clientes.

A la vista de estas circunstancias, las empresas apuestan por inventarios digitalizados, haciendo uso de tecnologías como ‘Big Data, o analítica avanzada, capaces de automatizar procesos y ser eficientes para ahorrar costes.

De igual modo, la integración de flotas de vehículos sostenibles, el uso de drones o incluso de vehículos autónomos, serán elementos que modificarán la movilidad del futuro y favorecerán la logística en el comercio on-line.