Finalmente, el ‘Proyecto Ibérico del correo portugués CTT culmina con la presentación oficial de la fusión transfronteriza de CTT y Tourline Express puesta en marcha el pasado mes de noviembre.

Esta nueva compañía, heredera de Tourline Express, trasciende el mero cambio de marca y nace con el objetivo de aumentar un 60% sus ingresos y los envíos que gestiona en la península ibérica en los próximos tres años.

Como resultado de la fusión, CTT invertirá más de 12 millones en España para instalaciones y tecnologías, con el fin de hacer frente al crecimiento previsto en un mercado en plena expansión, tanto en España como en Portugal, debido al impulso que vive el comercio electrónico.

Fundada en 1996 y tras vivir un fuerte incremento en actividad y apertura de delegaciones, Tourline Express Mensajería pasó a formar parte del grupo postal portugués CTT Correios en julio de 2005.

Tourline Express cuenta con una red integrada por aproximadamente 240 delegaciones y una plantilla compuesta por más de 2.600 trabajadores.

Así mismo, la compañía también dispone de más de 1.350 vehículos, 19 plataformas logísticas y una red de más de 300 rutas, con las que da servicio a de cerca de 41.000 clientes.

A su vez, CTT cuenta con cerca de 800 oficinas, en un modelo mixto de franquicias y centro propios, 350 centros de distribución, más de 3.000 vehículos de reparto y cerca de 14.000 empleados en Portugal que cubren servicios de distribución postal, de mensajería urgente, logística, gestión documental y publicitaria, así como de comercio electrónico.