La terminal de Vicálvaro, inició su actividad como instalación de clasificación en 1972.

La terminal de Vicálvaro, inició su actividad como instalación de clasificación en 1972.

La remodelación de la terminal, que comenzó con la elaboración de los primeros estudios hace ya más de dos años, tiene como objetivo la adaptación de esta instalación, a los estándares europeos para su transformación en un centro intermodal de referencia de ámbito ibérico, con proyección europea.

La terminal de Vicálvaro, que inició su actividad  como instalación de clasificación en 1972, se encuentra situada al sureste de la ciudad de Madrid. Cuenta con una posición estratégica, ya que forma parte de los corredores Atlántico y Mediterráneo, además de su proximidad a las circunvalaciones M-45 y M-40 al Corredor Logístico del Henares, con la A-II, R-2 y a la línea convencional Madrid-Barcelona, con los puertos secos de Coslada y Azuqueca y la terminal logística de Adif de Torrejón de Ardoz.

La actuación prevé la transformación de las actuales instalaciones, en hub intermodal de referencia. Vicálvaro es el primero de un total de 7 nodos, con Valencia, Barcelona, Sevilla, Vitoria-Júndiz, Valladolid y Zaragoza, inscritos en una malla de flujos de tráfico que ha de servir para integrar plenamente el ferrocarril en la cadena de transporte del sector logístico español.

La transfomación de Vicálvaro como “hub logístico peninsular de referencia”, sobre el que pivotará toda la red ibérica, permitirá que cualquier tren pueda concentrar contenedores y distribuir desde aquí a cualquier punto.

Este proyecto de Adif, que se ha presentado en Madrid este pasado jueves a clientes, operadores y clientes, se ha planteado desde el inicio “como un proyecto de todos buscando la colaboración del mercado”, tal y como ha subrayado el director de servicios logísticos de Adif, Luis Moreno.

Planteada en tres fases, los objetivos de la actuación SON dotar a Madrid de un gran hub intermodal y logístico que permita mejorar la competitividad del transporte ferroviario de mercancías, bajo criterios de interoperatividad, con una alta capacidad de tratamiento, potenciando la seguridad de las operaciones, en un proyecto sostenible desde un punto de vista económico, social y ambiental y eficiente e integrado.

Plan de actuaciones

El proyecto, que contempla integrar la mayor parte de las actuales instalaciones, está planteado en tres fases, y contempla una inversión total de 300 M€.

La primera fase, con una inversión de 160 M€, supondrá la ejecución de la Instalación Técnica Sur, inicialmente con cuatro vías de recepción y expedición de trenes para composiciones de 750 metros, además de la superficie destinada a las operaciones de carga y descarga de contenedores bajo el puente grúa, que estará en servicio en 2021.

La siguiente subfase contempla la ejecución de la Terminal Intermodal Oeste con 25.000 m² correspondientes a de superficie para actividades ligadas a la terminal intermodal.

terminal ferroviaria vicalvaro

Para finalizar con la ampliación de seis nuevas vías y adaptación de ocho vías a 750 metros, hasta un total de 18 vías de tratamiento.

La fase dos, con una inversión de 54 M€, se encarga de la Terminal Intermodal Este, con el desarrollo de un segundo módulo en paralelo con el primero.

Estas instalaciones se han diseñado en la fase 1 con una capacidad de hasta 230.000 UTIs, ampliables hasta los 450.000 UTIs, tras la puesta en servicio de la segunda fase, que se ejecutará dependiendo de la evolución de la actividad.

En cuanto a la fase tres, desarrolla la Instalación Técnica Norte, con una inversión de 91 M€, que supone la puesta en servicio de dos áreas para actividades logísticas, en una superficie de 300.000 m², con vocación pura ferroviaria en una de ellas.

Modelo de negocio

El modelo propuesto de promoción y explotación, se basa en dos experiencias previas, como son la colaboración con las autoridades portuarias en el desarrollo de las actuaciones contempladas en el Fondo de Accesibilidad Terrestre en los puertos y en el modelo de gestión ‘a riesgo y ventura’ en las terminales de Adif gestionadas por privados, en un modelo de colaboración privada.

Con este punto de partida, en la promoción se piensa en una colaboración inicialmente pública y esencialmente con puertos, mientras que para la explotación, debe ser de iniciativa privada.

Así, la promoción de la Instalación Técnica Sur correrá a cargo de Adif, mientras que para la Instalación Intermodal, se buscará colaboración pública para la promoción e iniciativa privada en la explotación.

terminal intermodal ferroviaria de Adif en Vicálvaro

En este caso, la inversión prevista de 30 M€, se distribuirá en la infraestructura básica y equipamiento, entre la entidad promotora y la entidad explotadora, dependiendo de cada proyecto en particular.

En cuanto a los plazos que se manejan desde Adif, en lo concerniente a la primera fase, que comprende la puesta en marcha de la Instalación Técnica Sur y de la Instalación Intermodal, la constitución de la entidad promotora se espera cerrar este 2019. En 2020 se procederá a seleccionar la entidad explotadora, y durante 2021 y 2022 se procederá a la construcción de la infraestructura básica y dotación de equipamientos, para la puesta en servicio en 2023.

Esta fecha corresponde con el final del plazo de explotación de Abroñigal, la actual terminal intermodal del sur de Madrid, que podría reorientarse a partir de entonces para una posible gestión de trenes de viajeros.

En lo que respecta a la terminal de Aranjuez, gana enteros la apuesta para su dedicación hacia la logística de automóviles.