Instalaciones de PKP Cargo

El cambio al ancho de vía europeo se realizó en las instalaciones de la polaca PKP Cargo.

Ocho meses después de que el primer tren de mercancías entre China y España llegase a Madrid, la nueva ruta de la seda por ferrocarril que conecta el país asiático con Europa a través de este modo de transporte ha llegado también a los Países Bajos.

En concreto, el pasado jueves 23 de julio llegó al Rail Service Center de Rotterdam el primer tren de mercancías procedente de China, cargado con 80 contenedores, que había partido de la región de Yunnan el domingo 5 de julio. Desde allí cruzó Rusia y Biolorrusia para llegar a Polonia, en concreto a las instalaciones de PKP Cargo en Malaszewicze, donde se produjo el cambio de la mercancía a trenes adaptados al ancho de vía europeo.

PKP Cargo, uno de los principales operadores de mercancías polaco, y Cargosped han sido las empresas encargadas de este transporte, desde las que además han indicado que este servicio no se trata de un hecho «aislado» y que nuevos ferrocarriles cargados de mercancía llegarán a Rotterdam en agosto y septiembre. 

De este modo, China ha incluido a uno de los principales centros logísticos en la actualidad, Rotterdam, debido sobretodo a la capacidad y tráfico de su puerto, entre aquellas regiones contempladas en el fondo de más de 35.000 millones de euros destinado a invertir infraestructuras a lo largo de la ‘nueva ruta de la seda’. 

Por su parte, la ciudad de Rotterdam, motivada por actuaciones como la puesta en marcha ahora, está invirtiendo especialmente en la mejora del transporte ferroviario hacia y desde su instalación portuaria.