El Observatorio del Frío, creado por Aldefe junto a la Universidad de Zaragoza, ha publicado un informe correspondiente al primer trimestre de 2021, que muestra una ocupación media de los almacenes de productos congelados en España del 76,61%, un porcentaje ligeramente superior al del último trimestre de 2020.

En los extremos, se encuentran la Comunidad Valenciana con un 88,67% y la región norte con un 70,34%. Ligeramente por debajo de la media, están la región centro, con el 73,21%, y la región sur, con el 73,33%.

Por su parte, las Islas Canarias han alcanzado el 77%, mientras que Cataluña ha llegado al 80,78%, y Asturias y Galicia, han superado incluso esta cifra, con un 83,7%.

La facturación estimada del sector del almacenamiento frigorífico ha sido de 46.679.059 euros. En cuanto al reparto por productos, lo encabezan los pescados con el 19,59%, seguidos de las carnes con el 18,56% y los productos elaborados, con la misma cifra.

Les sigue el grupo de las verduras con el 16,49%, el segmento del pan con el 14,43%, los lácteos con el 9,28%, y los productos farmacéuticos con el 3,09%.

En cuanto a los cambios que se esperan en el entorno del almacenamiento en frío, desde Aldefe creen que la pandemia ha acelerado la irrupción del Internet de las Cosas en la cadena de suministro, el blockchain, la automatización y la robotización.

En el panorama medioambiental, conviene destacar la apuesta de la Unión Europea por la sostenibilidad, con el Pacto Verde sobre la energía, los transportes y la gestión de los residuos.

En esta línea, el Congreso de los Diputados aprobó en junio la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática antes de 2050. Sostenibilidad, salud y digitalización van a marcar la innovación en el sector agroalimentario y, por tanto, en el del almacenamiento en frío.