Nave 1.8 para uso logístico en Arasur

Los inversores irán acercándose a nuevos mercados logísticos.

El incremento en el número de proyectos de reconversión de antiguas naves en desuso para nuevos usos logísticos está provocando que la superficie logística proyectada en el País Vasco haya aumentado este año hasta niveles que no se veían desde 2016, según datos de CBRE, para situarse en torno a los 82.000 m².

El registro supone un fuerte crecimiento con relación a los 65.000 m² proyectados en 2018, así como con respecto a los 54.000 m² en 2017 y hace posible que las rentas se mantengan estables entre 5 y 6 euros/m2/mes en las áreas de Bilbao y San Sebastián/Irún, así como en torno a los 3 y 3,5 euros/m2/mes en la zona de Vitoria, a tenor de los registros de CBRE.

De igual modo, el número de edificios industriales proyectados en toda la Comunidad Autónoma llega a 23, otro registro máximo desde hace nueve años, con Vizcaya como la zona más atractiva para inmuebles logísticos de última milla.

Este extremo se pone de manifiesto en el crecimiento registrado en el número de empresas de paquetería que se han establecido allí, especialmente, en la margen izquierda, aunque hay escasa disponibilidad de naves de calidad y de suelo finalista en el que desarrollar nuevos proyectos llave en mano, los dos productos que más interesan a los inversores.

Al mismo tiempo, en Guipúzcoa se capta interés de la demanda logística de transporte por carretera, aunque la disponibilidad de producto es baja y tampoco hay suelo finalista en el que desarrollar nuevos proyectos.

En lo que respecta a Álava, el interés se concentra en la logística de procesos productivos, con disponibilidad de suelo, aunque queda constancia de la escasez de plataformas logísticas de dimensiones superiores a 5.000 m² de superficie construída.