La Organización Marítima Internacional ha elaborado una serie de protocolos para garantizar los cambios seguros de tripulación y los desplazamientos de los trabajadores de los buques durante la pandemia, que ha enviado a todos los Estados Miembros de la OMI, a Naciones Unidas y al resto de actores interesados.

El documento describe la manera en que las tripulaciones pueden acceder a los buques desde su lugar de residencia y cómo pueden desembarcar y volver a su lugar de origen, incluso si se encuentra en otro país. La idea surgió a raíz de una propuesta de Bimco y en su elaboración se ha contado con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

Desde la OMI han pedido a los diferentes gobiernos y autoridades nacionales que designen a los marineros y otros profesionales del sector como trabajadores esenciales, para garantizar su exención de ciertas normativas locales que restringen los movimientos a los ciudadanos.

El texto, de 61 páginas, está destinado a todos los actores clave en el proceso, como propietarios de buques, navieras, administraciones marítimas, aduanas, autoridades sanitarias, gestores aeroportuario y otras organizaciones relacionadas.

Sin embargo, corresponde a los diferentes países implementar las medidas requeridas durante una crisis que todavía se está intensificando en muchas zonas. En este sentido, aún queda por resolver el desafío que supone la falta de vuelos comerciales para los desplazamientos necesarios de los trabajadores del mar.