El negocio B2B de FedEx se ha reducido significativamente en Estados Unidos a causa de las medidas de confinamiento que se han aplicado en todo el país por la pandemia del Covid-19.

Sin embargo, la multinacional sigue operando un gran número de vuelos para entregar equipos de protección durante este periodo, habiendo llegado a movilizar unas 17.000 toneladas de EPIs. De hecho, calcula que el nivel más bajo se alcanzó a mediados de abril y desde entonces, se está viviendo una recuperación en el sector, principalmente por la reactivación de la industria.

En el caso de China, prácticamente está trabajando ya al ritmo habitual, con una gran cantidad de envíos pendientes hacia Europa y Norteamérica. No obstante, conviene recordar que el negocio internacional de FedEx entró en recesión en el año 2018 debido a las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, así como a la desaceleración económica en Europa.

Durante la pandemia del Covid-19, está operando unos 15 o 16 vuelos diarios a través del Pacífico y el Atlántico. Aunque es difícil saber qué sucederá en los próximos meses con el virus, las previsiones son bastante negativas, por lo que se sigue trabajando para mejorar las entregas y hacerlas de la forma más segura posible.

Al mismo tiempo, el grupo pretende seguir contratando para hacer frente al previsible crecimiento del e-commerce y acaba de incorporar a 4.000 nuevos conductores.