Como confirmación a su fortaleza de los últimos ejercicio, el inmologístico español ha actuado durante la crisis sanitaria como un sector refugio para los inversores.

CBRE lo coloca en su informe ‘Un Nuevo Horizonte Inmobiliario’ junto con el segmento ‘multifamily’ como los que mejor han resistido el ajuste generalizado a la baja en el valor de los activos inmobiliarios ante la coyuntura excepcional causada por la covid-19.

En este sentido, pese a que a finales del primer semestre las valoraciones de los activos logísticos e industriales presentaban un leve descenso de un 0,5% respecto al final del ejercicio anterior, en la segunda mitad del año se ha registrado una revalorización de entre el 4% y el 6% que se mantendrá en 2021.

El análisis de la consultora estima que el sector logístico ha sido el más resiliente a los efectos de la crisis sanitaria causada por la pandemia, de tal manera que la inversión ha recuperado la actividad y se están cerrando operaciones con rentabilidades nunca vistas anteriormente.

En esta misma línea, los promotores logísticos no han detenido sus actividad ni en la época más dura de la pandemia, algo que podría implicar un ligero aumento de la tasa de disponibilidad, lo que a su vez conduciría a una estabilización de las rentas.

De igual modo, CBRE espera que el apetito inversor continúe en un nivel alto, toda vez que está aflorando producto al mercado que capta la atención inversora y que se observa una clara tendencia hacia compras no apalancadas, debido a una mayor dificultad a la hora de obtener financiación.

Consecuentemente, CBRE prevé que las valoraciones de los activos cierren 2020 con aumentos de un 5,6% en el caso de Barcelona y de un 5,3% en Madrid, mientras que en Valencia se colocará en el 4,7% y en Zaragoza en el 4,6%.

El informe estima que esta tendencia se mantendrá en los primeros meses de 2021 e incluso podría ampliarse hasta el 7% en el mercado logístico barcelonés, hasta el 6% en la Zona Centro y hasta el 5% en Valencia y Zaragoza, en un escenario optimista.