La crisis sanitaria ha cambiado radicalmente algunos de los principales mantras de muchas actividades económicas y, al tiempo, también parece que servirá de impulso para algunas de las tendencias emergentes en los últimos años que, sin embargo, tampoco terminaban de cuajar.

Precisamente en este sentido, los datos del Barómetro Lean & Green de Aecoc apuntan a que la preocupación medioambiental en el sector logístico saldrá reforzada tras la crisis.

El estudio calcula que un 52,8% de las empresas cree que la sostenibilidad en la logística mantendrá el peso estratégico que tenía anteriormente, mientras que un 36,1% que afirma que ganará aún más importancia en la nueva normalidad.

Eficiencia sostenible en logística

Así pues, el 88,9% de las empresas consideran que la eficiencia sostenible en la logística será tanto o más importante en el periodo post Covid-19, por tan solo un 11,1% que considera que, en el entorno actual, la eficiencia medioambiental ha dejado de ser una prioridad.

Por otra parte, un 52,8% de los encuestados prevé que el aumento de las ventas por internet afecte a su estrategia de logística sostenible, mientras que un 30,6% cree que la aceleración en la digitalización de los procesos logísticos provocada por la crisis sanitaria será clave para la gestión sostenible del futuro.

Adicionalmente, otro 11,1% apunta al aprovisionamiento de proximidad como el gran cambio que marcará los próximos años y el 5,5% a las medidas especiales en distribución urbana que se están imponiendo.

Al mismo tiempo, por lo que respecta a la estrategia empresarial, un 47,2% cree que las medidas de eficiencia en el transporte y la apuesta por el transporte colaborativo serán las principales iniciativas adoptadas por las empresas para reducir sus emisiones, por un 25% que optará por los combustibles alternativos, aunque tan solo el 11,1% cree que el futuro pase por los vehículos eléctricos.