Para las empresas estibadores, una subida de las bases de cotización de los seguros sociales tendría un impacto dramático para su competitividad, dado que afectan a uno de sus costes principales.

En este sentido, Anesco considera que «sería un grave error adoptar una posible subida de las bases máximas de las cotizaciones de los seguros sociales, ya que acarrearía consecuencias negativas en términos de empleo y competitividad en el sector».

Según sus propios cálculos, la patronal de la estiba estima que el coste anual para empresas y trabajadores del sector se incrementaría entre 15,5 y 18,7 millones de euros al año en función de si la subida es del 10% o del 12%.

En particular, para el caso de que las bases máximas de cotización crecieran un 10%, el coste para los empresarios sería de 13 millones de euros y de 2,5 para los trabajadores, mientras que, si la subida de la base de cotización se fijara en el 12%, el aumento para los empresarios de la estiba se situaría en 15,7 millones de euros anuales y en 3 millones para los trabajadores.

Esta medida, a juicio de Anesco, implicaría que «se incrementarían significativamente los costes laborales, que son el principal componente del coste de paso de las mercancías por las terminales portuarias, dificultando su posición competitiva en un mercado internacional fuertemente tensionado» y, consecuentemente «supondría introducir efectos más perniciosos en la economía nacional que el posible beneficio para la estabilidad del sistema público de pensiones».