El auge del comercio electrónico que ha acelerado la crisis sanitaria está impulsando la integración omnicanal en el comercio minorista cada vez más masiva.

Sin embargo, en un contexto en el que la experiencia de compra se está convirtiendo en uno de los principales factores de competitividad, las empresas del sector se enfrentan a una creciente escasez de mano de obra en diversos perfiles profesionales.

Ante esta realidad, Zebra estima que los minoristas deben estar preparados para hacer más con menos recursos, incluyendo la gestión de entregas irregulares, los programas de reposición o la gestión del inventario, mientras trabajan con múltiples canales y procesos de distribución.

En este sentido, la compañía estima que a clave para estar a la altura de las expectativas de los clientes y superar los retos derivados de la escasez de conductores de reparto, en particular, es invertir en soluciones tecnológicas que integren el análisis, la supervisión y la gestión del inventario.

Los minoristas deben estar preparados para hacer más con menos recursos, mientras trabajan con múltiples canales y procesos de distribución.

Así pues, según Zebra, los minoristas que sepan utilizar eficazmente la tecnología para recopilar datos de todas sus operaciones estarán mejor preparados para responder a los aumentos de la demanda y evitar que se vacíen sus estanterías.

Concretamente, el análisis prescriptivo, la visibilidad del inventario en tiempo real y las herramientas de gestión digitalizada de la mano de obra, son vitales para optimizar las operaciones minoristas, ayudando a las tiendas y almacenes a garantizar que tienen el personal y el inventario adecuados en los lugares correctos y en el momento necesario.

Las soluciones inteligentes de gestión de inventario y de personal trabajan conjuntamente para mejorar la productividad de las tiendas, a pesar de los retos externos, como la escasez de conductores de reparto y los picos de demanda, de tal modo que las herramientas de visibilidad en tiempo real permiten signar tareas de forma más estratégica y adoptar las mejores decisiones de aprovisionamiento y programación de la mano de obra.