Ya han comenzado los trabajos de instalación del primer tramo de vía, de 750 metros, del total de tres ramales con los que contará la Terminal de Contenedores de Miranda, a iniciativa de JSV Logistic.

También se están acondicionando ya dos playas de 11.000 y 15.000 m² respectivamente, a lo largo de esta primera vía, para depositar los contenedores y así contar con una amplia zona de maniobras y de carga y descarga en el ferrocarril.

Desde TCM prevén que el montaje de la vía y desvíos concluya a mediados de abril. Después, se acometerá la nivelación final y hormigonado del terreno, de modo que la terminal ferroviaria podría estar operativa en mayo.

Además, también han concluido las obras de rehabilitación de dos naves, una de 4.500 m² y otra de 1.900, que ya están disponibles para almacenar mercancías.

La TCM es un revulsivo para esta zona, que ya cuenta con muy buenas comunicaciones y que se ampliarán con nuevas conexiones con los puertos del Mediterráneo, que a su vez, tienen líneas directas con otros puertos internacionales.

Además, la terminal no solo ofrece esta salida por ferrocarril a las empresas que se instalen en su centro logístico, sino que también conectará por tren el polígono industrial de Ircio y la localidad de Miranda.

Ejecución en tres fases

Las obras de la Terminal de Contenedores de Miranda han comenzado el pasado 22 de febrero y se ejecutarán en tres fases.

La primera, en la que se incluyen los terrenos, la construcción del primer tramo de vía, el acondicionamiento de las campas, la rehabilitación de naves y las instalaciones de saneamiento, red eléctrica o alumbrado, ha supuesto una inversión de unos 4 millones de euros.

La TCM dispone en este punto estratégico de un espacio de 175.000 m². En una segunda fase, se acometerán las obras de ampliación de toda la zona de operaciones y la construcción de un nuevo tramo de vía, en este caso, doble y de 750 metros lineales.