La terminal logística ferroportuaria de Pancorbo, Telof, ha iniciado ya las operaciones intermodales, con la llegada del primer tren de contenedores procedente del puerto de Bilbao. Esta infraestructura burgalesa supone un puente logístico entre la instalación portuaria y los exportadores e importadores de la zona de influencia de la terminal, como Castilla y León o La Rioja.

Propiedad de la Autoridad Portuaria de Bilbao, su gestión ha sido adjudicada a Transitia, mientras que Sibport se ocupará de la operativa ferroviaria. Otras empresas, como Railsider y MacAndrews también han mostrado interés en la terminal.

La frecuencia del servicio, consistente en un recorrido de ida y vuelta entre Bilbao, Pancorbo y la terminal de Jundiz, en Álava. El objetivo del puerto bilbaíno con esta instalación es captar nuevos tráficos al acercar a sus posibles clientes sus servicios marítimos, que permiten la conexión con cerca de 900 puertos de todo el mundo.

La terminal dispone de dos vías mango de 616 metros, dos para recepción y expedición de mercancías con una longitud máxima de 755 metros y dos de carga de 656 metros. Todas son de ancho ibérico, aunque podrían adaptarse al ancho internacional.

Equipada con múltiples tecnologías, cuenta con un área para depósito de contenedores y a partir de marzo de 2018, dispondrá de un almacén de 500 m².