Los integrantes de la tripulación del buque de bandera panameña ‘Nazmiye Ana’ hundido recientemente en el puerto de Castellón y perteneciente a la naviera turca ‘Sinop Shipping Corp’ han denunciado sus lamentables condiciones de trabajo ante Capitanía Marítima de la capital de Castellón.

Los marineros estiman que existen varios incumplimientos del Convenio sobre el Trabajo Marítimo de la OIT, como, por ejemplo, la existencia de deudas salariales, la reclamación de compensaciones por pérdida del buque a que hubiera lugar, así como la intimidación y acoso a que están siendo sometidos los marinos por parte de personal de la naviera turca, que, según ITF, les insta reiteradamente a no reclamar sus derechos y a no recibir asesoramiento sindical.

De igual modo, los tripulantes afirman haber sido obligados a abonar 5.000 dólares, unos 4.100 euros al cambio, a las agencias de contratación en India para conseguir embarque, algo que, según ITF, viola, entre otros, los derechos de libre acceso a la profesión que recoge el Convenio sobre el Trabajo Marítimo.

ITF España estima que el buque hundido en Castellón «es el paradigma de las condiciones laborales que permite el sistema de banderas de conveniencia», con «jornadas de trabajo interminables» y tripulaciones que «trabajan bajo mucha presión durante muchos meses».