La Unión Europea está decidida a acabar con las prácticas que limitan las compras on-line en función del lugar de residencia del comprador, lo que se conoce como geobloqueo.

Esta práctica supone, a juicio de las autoridades europeas, una forma de discriminación que impide a los consumidores acceder a ofertas que sí que pueden disfrutar clientes de otros países.

Por este motivo, Parlamento Europeo, Consejo Europeo y Comisión han conseguido ponerse de acuerdo sobre una propuesta de Reglamento sobre Geobloqueo que ahora tendrán que ratificar el pleno del Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros de la UE.

Aunque aún no se conoce el texto íntegro del acuerdo, se sabe que el Reglamento será de obligado cumplimiento para todas las tiendas on-line, plataformas o apps ocho meses después de su publicación oficial en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Se prohibirá la redirección automática

Además, la norma prohibirá restringir el acceso a los usuarios o de redirigirlos automáticamente a una versión de la web según lugar desde donde accedan, salvo consentimiento o motivo legal.

Así mismo, las tiendas tendrán la obligación de permitir el acceso a todas las versiones de la web independientemente desde donde se acceda e, igualmente, los e-commerce tendrán que ofrecer las mismas condiciones a todos los consumidores europeos independientemente de su lugar de residencia o domicilio en la venta de productos, de servicios electrónicos y en la venta electrónica de servicios que se presten en un espacio físico como reservas de alojamiento, entradas para espectáculos o alquiler de coches, por ejemplo.

Finalmente, los establecimientos on-line estarán obligados a poner a disposición de todos sus clientes europeos los mismos medios de pago.