Con la llegada de la pandemia se ha abierto una nueva época en la aún corta historia del comercio electrónico.

Este nuevo tiempo está marcado por una serie de características que diferencian la situación del canal on-line en las preferencias de los consumidores y en el alcance que tiene en un mercado alterado por medidas de limitación de la movilidad y sanitarias para reducir la expansión del patógeno.

Packlink ha sintetizado las tendencias que dominan esta nueva edad del e-commerce en cinco grandes líneas hegemónicas.

Tendencias dominantes

La primera de ellas refleja la consolidación del dominio de los marketplaces como canalizadores de la mayor parte de las operaciones de comercio electrónico que se realizan a nivel planetario, de tal manera que un mercado tan inmenso y heterogéneo deja espacio para escaparates electrónicos especializados en nichos de mercado concretos.

En segundo lugar, también se observa un auge de la omnicanalidad, a medida que se acentúan las prácticas de integración de los canales on-line y físico para atender a clientes que los utilizan indistintamente y que, mayormente, tienden a mezclarlos.

Por otro lado, en esta nueva fase el móvil se está convirtiendo en el dispositivo que mayores volúmenes de compra está concentrando, dados su ubicuidad y su facilidad de uso.

En cuarto lugar, también se está produciendo un incremento de las compras directas que se realizan a través de las redes sociales, de tal modo que muchas marcas tienden a canalizar cada vez más ventas a través de ellas.

Finalmente, existe una preocupación creciente por la sostenibilidad de los servicios de comercio electrónico que se traduce en una preferencia por marcas con mayor preocupación por el respeto al medio ambiente, especialmente entre los consumidores más jóvenes.