Las empresas alertan de los efectos de la normativa europea de derechos de emisiones en el sector marítimo

Las empresas españolas alertan de los efectos de la normativa europea de derechos de emisiones en el sector marítimo, con desvíos de rutas hacia otros puertos de fuera de la Unión Europea con normativas medioambientales más laxas.

Martes, 25/10/2022 por CdS

Los efectos del control medioambiental genera controversia en el transporte marítimo europeo.

La Comisión de Puertos de la Cámara de Comercio de España se ha mostrado preocupada ante Puertos del Estado por el impacto que representa para el transporte marítimo la entrada en vigor en enero de la nueva normativa europea de mercados de derechos de emisión.

La organización empresarial solicita que se incluyan medidas paliativas en la normativa europea para preservar la competitividad de los puertos españoles, en particular, y de la economía del país, en general.

Según informa Europa Press, los análisis de la Cámara de España apuntan a que la entrada en vigor de la Directiva se derivará un desvío de rutas hacia puertos de fuera de la Unión Europea para tratar de eludir o reducir el pago de los derechos de emisión.

A su vez, con este efecto se alargarían las rutas y se incrementaría el uso del transporte de mercancías por carretera y elcabotaje, lo que acabaría generando un mayor volumen neto de emisiones, que es justo lo que quiere evitar la regulación.

Para evitarlo, la Cámara ha propuesto modificar de la definición de puerto de escala o atraque que figura en la legislación con el fin de evitar que una escala en un puerto de transbordo en un país no UE ponga a cero el contador de emisiones de CO2 durante la travesía, minorando así desvíos de rutas a puertos limítrofes a la Unión Europea.

Además, la entidad también reclama una transición más progresiva para rutas transoceánicas de más de 3.000 kilómetros de distancia, que evite el desvío hacia otros puertos de fuera de la Unión, así como la puesta en marcha de un esquema de incentivos para operadores de rutas transoceánicas que realicen un número significativo de operaciones en puertos europeos, para reducir el sobrecoste de los derechos de emisión y evitar cambios en las rutas.