Las policías europeas han detectado que la crisis que viven las cadenas de suministro a escala global se habría traducido en un incremento de las infracciones en el transporte de mercancías por carretera del Viejo Continente, según un informe dado a conocer esta misma semana.

Durante la campaña de vigilancia llevada a cabo en octubre en diferentes países europeos, se han inspeccionado un total de 197.274 camiones y 111.545 autobuses, en los que se han detectado 77.386 infracciones.

De todas ellas, 69.453 corresponden a camiones y 7.933 a autobuses, e incluso se tuvo que prohibir el servicio a 1.159 camiones.

En consecuencia, la tasa de infracción para camiones fue del 35,21%, casi el doble de la registrada durante la misma campaña del pasado mayo, de tal manera que en el caso del transporte de mercancías se ha detectado una infracción por cada tres camiones controlados.

Este alto porcentaje de camiones puede explicarse, a juicio de las policías europeas, por la crisis de la cadena de suministro mundial y la alta demanda mundial de servicios de transporte y conductores de camiones.

En concreto, los cuerpos policiales del continente especulan con la idea de que las empresas de transporte intentan utilizar sus vehículos en la mayor medida posible y que, de este modo, se estaría subordinando la seguridad vial a la demanda del mercado y a los intereses comerciales de los transportistas.

Particularmente, las infracciones en tiempos de conducción y descanso han ascendido a 13.045 conductores, mientras que, a la vez, se han registrado 6.170 infracciones por mal uso de los tacógrafos, así como 656 casos de manipulación del aparato de control.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px