La Asociación de Empresas Estibadoras y Centros Portuarios de Empleo, Anesco, ha hecho público el resultado de un estudio elaborado junto a la Universidad Politécnica de Madrid, que cifra en 13.339.800 euros los costes extra que han tenido que asumir las terminales portuarias asociadas a consecuencia de la pandemia.

Dirigido por el doctor Alberto Camarero, el informe cuantifica estos sobrecostes dividiéndolos en costes por la pérdida de productividad de las terminales por las medidas sanitarias y de limpieza aplicadas, y los costes directos efectuados por las empresas en mascarillas, geles para desinfección y, sobre todo, los gastos de limpieza de equipos.

Así, los costes de pérdida de productividad entre marzo y junio de 2020 ascienden a 5.230.000 euros, mientras los originados por la compra de mascarillas, geles  y limpieza de la maquinaria se sitúan en 8.109.800 euros.

Las terminales de contenedores han respondido de forma eficiente y eficaz a las circunstancias, a pesar de las operaciones extraordinarias que han tenido que realizar para garantizar la seguridad de los trabajadores, con lo que se han perdido unas dos horas diarias en las que trabajan 24 horas al día, casi el 10% del tiempo operativo.

Todos estos sobrecostes han tenido que ser soportados por las propias instalaciones, ya que las ayudas articuladas a través de la reducción en las tasas de ocupación y actividad propuestas en el RDL 26/2020 no han afectado a las terminales analizadas, que no cumplían con el requisito de reducción de volúmenes.