Dos años después de que el fabricante zaragozano de semirremolques Leciñena solicitara la liquidación voluntaria, tras no poder cerrar un acuerdo con los acreedores para el pago de las deudas, la sociedad Melgasal Invest se ha adjudicado la gestión del fabricante, «con una oferta un 15% superior al resto de postores«.

No obstante el proceso de venta no ha estado exento de polémica, ya que en diciembre de 2016, la adjudicación al grupo inversor andaluz que se ha hecho finalmente con el fabricante, fue impugnada por el grupo polaco Wielton que optaba también a quedarse con el fabricante aragonés de semirremolques.

La propuesta contaba con el apoyo del comité de empresa y de un grupo de trabajadores, pero finalmente la magistrada del tribunal, adjudicó el 13 de diciembre los activos a la firma de Juan Melgarejo. En esta circunstancia, el fabricante polaco presentó de una demanda contra la resolución judicial que parece haberse resuelto ahora definitivamente.

En este tiempo, se ha puesto en marcha un arrendamiento industrial que ha servido a Melgasal Invest para tomar el control de la unidad productiva y realizar inyecciones económicas de forma adelantada, con el fin de » garantizar, así, la continuidad, el funcionamiento y evitar el colapso de la misma«.

La oferta que Melgarejo califica de “sólida” y de “apuesta firme por reimpulsar la compañía”, se ha traducido en la permanencia del 75% de la plantilla, que había quedado reducida a 78 empleados.

En este tiempo, se ha seguido trabajado, con el resultado de 146 semirremolques fabricados hasta este mes de septiembre, frente a los 143 que se entregaron en todo 2016.