La Terminal de Contenedores de Miranda de Ebro, en Burgos, ha recibido ya su primer tren de contenedores, que ha llegado hasta la instalación procedente del puerto de Barcelona, al que volverá el jueves 18 de octubre. Queda así inaugurada la conexión ferroviaria directa con el norte peninsular a través de uno de los puertos más destacados del Mediterráneo.

Para ello, se ha utilizado un ramal de 700 metros lineales de la terminal, que dispone de una zona de 20.000 m² para depositar los contenedores y realizar las maniobras de carga y descarga de camiones y trenes. También están operativas ya dos naves, una de 4.500 m² para almacenamiento y otra de 1.900 m², que funciona como taller de reparación de contenedores.

Las obras comenzaron en febrero de 2018 y se ejecutarán en tres fases, la primera de las cuales comprendía la construcción del primer tramo de vía, el acondicionamiento de las campas, la rehabilitación de naves y las instalaciones de saneamiento, red eléctrica y alumbrado. Todo ello ha supuesto una inversión de unos cuatro millones de euros.

Por su parte, en la segunda se acometerán las obras de ampliación de toda la zona de operaciones y la construcción de dos nuevos tramos de vía de 700 metros lineales. La terminal pretende ofrecer a todo el entorno las conexiones que demanda el tejido empresarial de la zona, donde solamente en 2018, se han confirmado más de 70 inversiones.