Los astilleros de Pymar registran los mejores datos de contratación de los últimos cinco años

Por segundo año consecutivo, la cartera de pedidos nacional ha vuelto a aumentar respecto al año anterior.

Los astilleros de Pymar han registrado un importante incremento de su contratación en los primeros meses de 2017, tanto en número de buques contratados como en volumen y complejidad.

Así se ha anunciado durante la Junta General de accionistas de la sociedad, en la que se ha declarado que en el primer trimestre de 2017 han entrado en vigor contratos para la construcción de nueve nuevos buques, por importe de 208 millones de euros y 1,3 horas de trabajo.

Estas cifras siguen incrementándose con los nuevos contratos formalizados en el segundo trimestre del año, que darán continuidad a esta buena tendencia. Así, en este ejercicio se ha multiplicado casi por cuatro el importe de contratación, y por más de tres las nuevas horas de trabajo, de tal forma que la sociedad está registrando los mejores datos de contratación de los últimos cinco años.

En este contexto, además, conviene destacar el perfil exportador de las nuevas contrataciones, ya que el 82% del importe de estos nuevos contratos proviene del exterior.

Tecnologías digitales

De esta forma, el Informe de Actividad del Sector de la Construcción Naval, que elabora Pymar cada año, refleja que en 2016 España se ha situado como el segundo país de la Unión Europea en este sector, con más unidades tanto contratadas como en cartera.

Por segundo año consecutivo, la cartera de pedidos nacional ha vuelto a aumentar respecto al año anterior y, por primera vez, sus CGTs, más de 452.000 en total, han superado los niveles registrados a comienzos de 2011.

Así, tras la crisis del negocio off-shore, los astilleros han adaptado y reorientado su producción hacia otro tipo de mercados con más demanda internacional. No obstante, desde la sociedad han manifestado que el sector  «necesita poder seguir contando con el apoyo oficial para garantizar la competitividad internacional de los astilleros, en condiciones de igualdad con sus más inmediatos competidores».

Asimismo, han defendido que los buques con alta tecnología y valor añadido deben seguir siendo la referencia de su producción, y han resaltado que sus astilleros están «inmersos en plena transformación hacia al industria 4.0», para fortalecer su competitividad a través del uso de las tecnologías digitales.