Tras el aumento de las tasas de carga en la mayoría de las rutas del transporte marítimo a consecuencia de la crisis sanitaria, un gran número de cargadores se están encontrando con incrementos en las tasas que están negociando para los contratos de 2021.

Desde la consultora Drewry, explican que sus clientes están cada vez más preocupados por el aumento de las tasas en los contratos, por lo que recomiendan estar preparados para ello y piden a la industria mayor visibilidad en este proceso.

Desde el mes de marzo, los precios han superado a los de 2019 en un amplio número de rutas. De hecho, el Índice Global de Tasas de Carga, que evalúa la media de las tasas en las rutas Este-Oeste, Norte-Sur y otras interregionales, ha llegado a los 2.276 dólares/FEU en el mes de agosto, un 32% más.

Algunas líneas y regiones se han beneficiado de mejores tasas en 2020, pero la gran mayoría han visto cómo aumentaban, especialmente en las transpacíficas y las que conectan Europa con Asia. En cambio, en las conexiones Norte-Sur, los incrementos han sido más moderados.

En 2020, resulta particularmente interesante estudiar la evolución de las tasas de carga, ya que podrían indicar futuros problemas de disponibilidad si las navieras priorizan determinadas cargas puntuales frente a las contratadas, aunque estas sean a un precio menor.

Resultados financieros

Por otro lado, las navieras han aportado hasta ahora poca información sobre la media de las tasas de carga en sus resultados financieros. Normalmente, existe un retraso de dos meses, por lo que los últimos datos disponibles son del segundo trimestre y no rompen con la tendencia que se venía registrando.

Tanto Maersk y Hapag-Lloyd como OOCL y ZIM han publicado ya sus cifras, con crecimientos de entre el 4,5% y el 7,9% en la media de las tasas registradas entre el segundo trimestre de 2019 y el mismo periodo de 2020, tanto en las spot como en las de los contratos.

Según la consultora, las posibilidades de que las tasas se incrementen en los nuevos contratos es muy elevada en algunas rutas, si bien los cargadores pueden asegurarse de no gastar más de lo necesario aplicando mejores prácticas en sus negociaciones, donde pueden utilizar por ejemplo ciertas guías de referencia.