El comité ejecutivo de la Federación Ibérica de Agentes Marítimos y Empresas Operadoras Portuarias (Fimop) ha señalado, durante la última reunión mantenida en el puerto de Las Palmas, la conveniencia de que los estados definan las condiciones en que se desarrollará la próxima implantación de la obligación IMO del pesaje de contenedores con destino al tráfico marítimo.

Este ha sido uno de los temas tratados en un encuentro en el que también han participado la Asociación nacional de empresas estibadoras y consignatarias de buques (Anesco), la Asociación de agentes de navegación y empresas operadoras portuarias portuguesa, la asociación de empresas estibadoras del puerto de Aveiro y la asociación de operadores portuarios de los puertos de Douro y Leixoes.

Durante el encuentro, que ha servido para analizar y poner en común temas de actualidad e interés para las empresas privadas portuarias que operan en España y Portugal, se ha puesto de manifiesto la necesidad de definir claramente la nueva normativa que entrará en vigor el próximo 1 de julio de 2016, por la que se obligará a verificar el peso bruto de los contenedores antes de poder cargarlos en los buques.

Los operadores y agentes marítimos de la Península Ibérica no son los únicos que han mostrado su preocupación por la no definición de los procesos. Recientemente, los cargadores y transportistas reunidos en la Conferencia de Comercio Internacional de Carolina del Sur, Estados Unidos, han señalado su incertidumbre con respecto a algunos puntos del reglamento.

Por otro lado, en la reunión de Fimop también se ha tratado la necesidad de potenciar la formación y el estatuto del agente marítimo, el análisis del desarrollo legislativo próximo de la Unión Europea y la puesta en común del estado de la estiba en Portugal y España.