El puerto de Barcelona ha firmado la ‘Declaración de Ningbó‘ para encarar retos y debatir estrategias y realizar cambios en los puertos y la industria marítima mundial, que se ha acordado entre los miembros de la mesa redonda celebrada en la sexta edición de la Maritime Silk Road Port International Cooperation Forum, que se ha celebrado en la ciudad china de Ningbó.

La situación de incertidumbre en la que se encuentra la economía mundial, agravada por la pandemia por el Covid-19, ha incrementado las tensiones existentes en las cadenas logísticas internacionales. Para dar respuesta a los retos que tiene planteados el transporte y el comercio, los firmantes, como los puertos de Hunan, Rotterdam, Amberes, Hamburgo, Shanghai, Barcelona; los operadores portuarios ​​DP World y China Merchants; las navieras Maersk y COSCO; y las asociaciones IAPH (International Association of Ports and Harbors) y APEC, entre otros, piden que se incremente la cooperación abierta en todos los aspectos, pero muy especialmente en la aplicación de las nuevas tecnologías y la digitalización con el objetivo de hacer más seguro y eficiente el transporte marítimo internacional.

Sólo un tercio de los puertos ha finalizado la digitalización de sus procesos, otro tercio se encuentra en fase de diseño e implementación y el resto no ha comenzado todavía este proceso.

Para ello, la Declaración de Ningbó propone la creación de una plataforma de comunicación universal, institucional y abierta donde los puertos y los diferentes actores implicados en el transporte marítimo de todo el mundo puedan exponer, analizar los retos que afectan a los puertos hoy y debatir propuestas y modelos que puedan ser aplicables partes.

El puerto de Barcelona, representado por el subdirector general de Innovación y Estrategia de Negocio  Santiago Garcia-Milà, ha defendido «la importancia de lograr una mayor cooperación de los puertos y las administraciones«. Garcia-Milà ha alertado de que la globalización del comercio hace necesario encontrar soluciones que lleguen a toda la cadena logística, tanto en los aspectos más tecnológicos como en las crecientes demandas ambientales de la sociedad. .

Según un estudio del IAPH, sólo un tercio de los puertos ha finalizado la digitalización de sus procesos, mientras que un otro tercio se encuentra en fase de diseño e implementación y el último tercio no ha comenzado todavía este proceso. Para superar esta situación, en opinión de Garcia-Milà, los puertos más avanzados deben compartir sus conocimientos con los puertos de los países menos desarrollados para garantizar el futuro de los puertos y las cadenas logísticas.