La congestión portuaria sigue extendiéndose por China y los países cercanos tras el cierre de la terminal de Meishan en el puerto de Ningbó hace ya 13 días por el contagio de un trabajador.

Aunque la situación está más tranquila en Europa, según explican desde Splash en esta instalación permanecen casi 50 portacontenedores a la espera de poder atracar, lo que eleva al 65% el porcentaje de buques que se mantienen esperando respecto a los que se encuentran en el puerto.

La cifra se sitúa en el 52% en Shanghái, en el 68% en Yantián, en el 55% en Hong Kong y en el 67% en Shekou/Chiwan, mientras que Busán alcanza el 70%, con 14 buques esperando turno.

Fuera del este de Asia, todavía no se han producido afecciones importantes por el cierre y la Autoridad Portuaria de Ningbó-Zhoushan ya está trabajando en la reapertura de la terminal de Meishan, que gestiona alrededor del 20% de los aproximadamente 30 millones de TEUs que pasan por el puerto anualmente.

Desde la consultora Vespucci Maritime, estimaban el mes pasado que se ha eliminado hasta un 10% de la capacidad marítima mundial a consecuencia de los problemas de congestión en los puertos.

Además, la situación no está afectando solamente a los portacontenedores, pues alrededor del 16% de la flota mundial de graneleros sigue haciendo cola a la entrada de las terminales, un problema que nuevamente se está dando con mayor frecuencia en China.