La incorporación de vehículos más eficientes y menos contaminantes, así como la reducción del consumo energético en los centros de distribución está permitiendo avanzar en la descarbonización de la distribución urbana de mercancías.

Así se ha puesto de manifiesto en un webinar organizado por Logistop, en el que se ha profundizado en las posibilidades de transición energética del sector, y en las ayudas vinculadas a este tipo de proyectos.

Daniel Latorre, responsable del Grupo de Trabajo de Logística Urbana de esta Plataforma y director de Desarrollo de Citylogin Iberia, ha analizado los retos a los que se enfrenta la distribución en su camino hacia la sostenibilidad, especialmente durante los picos de demanda.

La falta de unos estándares claros es uno de los principales escollos en un sector que requiere el mayor nivel de conocimiento posible para poder crear proyectos colaborativos que permitan recopilar y compartir datos para mejorar las operaciones de distribución urbana de mercancías.

La llegada del hidrógeno

Por su parte, el responsable del Grupo de Trabajo de Descarbonización y socio de Ecoinversol, Juan Carlos de Pablo, ha explicado que el hidrógeno se complementa perfectamente con los vehículos eléctricos de baterías, facilitando una operativa intensiva y sencilla.

También ha destacado la necesidad de compatibilizar su incorporación con el equilibrio económico a medio-largo plazo, pues la producción de este tipo de vehículos es muy costosa.

En cualquier caso, dado que el potencial de reducción de costes es grande, es necesario seguir trabajando en nuevos proyectos y lograr el apoyo de las entidades públicas en forma de concesiones.

Para ello, deben desarrollarse esquemas de proyecto que integren la producción in-situ con la demanda local o de proximidad, con propuestas de valor adecuadas y sencillas para los operadores logísticos y transportistas.

Financiación de proyectos

María Prieto, que dirige el Grupo de Trabajo de Financiación Pública de Logistop y es socia de Inncome, ha recordado las oportunidades de financiación pública que están o estarán disponibles próximamente para esta clase de iniciativas.

La descarbonización de la última milla es un problema clave para las administraciones, ha explicado Prieto, que cree que además, es necesario que se vayan superando las barreras regulatorias que pueden existir.

En esta línea, los tres panelistas han destacado la importancia de poner en marcha consorcios colaborativos que aúnen los intereses y necesidades de las entidades implicadas para optar a la financiación pública.