En un periodo difícil y convulso como fue el estallido de la pandemia del Covid-19, los puertos españoles demostraron en todo momento que estaban sobradamente preparados para cumplir con su misión de abastecer a la población y a todas las industrias.

Una vez pasado lo peor, una de sus principales misiones es la de contribuir a la reactivación de la economía española, para lo que ya en 2020 se puso en marcha un plan de inversión de 1.000 millones de euros, y en 2022, se desarrollá un plan de 925 millones de euros.

Además, según el proyecto de planes de inversiones 2021-2025 del sistema portuario, en este periodo se alcanzarán los 4.750 millones de euros. Es más, teniendo en cuenta tanto la inversión pública como la privada, se llegaría a los 11.000 millones.

Fundamentalmente, estas inversiones estarán centradas en la conectividad terrestre, la seguridad, la sostenibilidad medioambiental y la digitalización, de modo que los puertos españolares estarán en condiciones óptimas para afrontar los retos previstos para los próximos años.

Uno de los puntos clave para el futuro es el proyecto Puertos 4.0, con el que se pretende que los puertos españoles continúen a la vanguardia de la innovación. Estas ayudas tienen como finalidad activar la inversión pública y privada en innovación para la transformación y fortalecimiento de las capacidades tecnológicas del transporte, la logística y los puertos.

De igual modo, también se destinan a favorecer la generación y aplicación de nuevos conocimientos y tecnologías de carácter disruptivo, nuevos usos de tecnologías ya existentes pero todavía no aplicadas al sector logísticoportuario, así como actividades de investigación aplicada generadoras de valor añadido para la comunidad logístico-portuaria, a través de proyectos empresariales.

Precisamente en marzo de 2022, se ha abierto la convocatoria para la concesión de la nueva convocatoria de estas ayudas públicas, en la modalidad Proyectos Pre-Comerciales.

Los puertos como nodos estratégicos

Con la pandemia se puso en marcha un plan para la reducción de los costes de las operaciones portuarias, que continuó en 2021, apoyado en medidas para la reducción de las tasas y el incremento de las bonificaciones.

El objetivo para 2022, según ha explicado el presidente de Puertos del Estado, Álvaro Rodríguez Dapena, es que los puertos sigan desempeñando su papel esencial y contribuyendo al desarrollo económico y social del país.

Este año será clave para afrontar nuevos retos por parte del sistema portuario, ya que será cuando se pondrá en marcha el nuevo Marco Estratégico, que definirá el camino para convertirse en puertos seguros, conectados, inteligentes y sostenibles.

Puertos del Estado va a dirigir la transformación del sistema portuario de titularidad estatal en beneficio de las personas en un año en el que se celebra el 30º Aniversario desde su creación.

El objetivo de Puertos del Estado para 2022 es que los puertos sigan contribuyendo al desarrollo económico y social.

En este sentido, es importante señalar cómo los puertos han pasado de ser nodos estratégicos de la cadena logística a convertirse en centros económicos, hubs de energía y economía circular, y centros de innovación.

Y es que los puertos, principalmente en los que forman parte de la Red Transeuropea de Transporte, son la clave de la conectividad internacional y tienen un gran potencial para convertirse en centros de energía limpia para sistemas eléctricos integrados y combustibles bajos en carbono.

Los puertos han pasado de ser nodos estratégicos de la cadena logística a convertirse en centros económicos, hubs de energía y economía circular, y centros de innovación”.

A nivel europeo, los puertos son reconocidos ya como nodos multimodales transfronterizos que sirven no solamente como hubs de transporte sino también como puertas para el comercio, los clústers industriales y los hubs energéticos.

En el caso de los de España, uno de sus principales compromisos, de hecho, es lograr minimizar su impacto ambiental y seguir dando pasos para acelerar la reducción de la huella de carbono del transporte marítimo sin ver mermada su competitividad.

Importancia del sector cruceros

Uno de los segmentos clave para los puertos españoles ha sido siempre y seguirá siendo el sector cruceros. Si bien durante la pandemia fue el tráfico que más sufrió, ahora las Autoridades Portuarias parecen decididas a recuperar las cifras de 2019, cuando se alcanzó un máximo histórico, con más de 10,6 millones de cruceristas, 4.236 buques de crucero, y una facturación superior a los 6.000 millones.

Los años de pandemia han servido para que el sector pusiera en práctica nuevas formas de gestión, centrándose en la seguridad y en la innovación para que el esperado retorno se produjera con las máximas garantías sanitarias.

La inversión pública para 2021-2025 en instalaciones y equipamientos programados para terminales de pasajeros asciende a 343,2 millones, destacando los 172,9 millones de Baleares, 42 millones de Algeciras, 24,5 de Las Palmas, 22,7 en Ceuta y 19,4 en Valencia. También en el puerto de Melilla se prevé una inversión de 13,8 millones y en Tarragona, de 11,5 millones.

Esas inversiones, unidas a las que se realizaron en los años 2019 y 2020, más de 101,8 millones de euros, totalizarán 445 millones de euros.