El Comité de Transporte y Turismo del Parlamento Europeo debatirá el 28 de octubre sobre el borrador de medidas técnicas y operativas para un transporte más limpio y eficiente, cuya redacción final se votará a principios de 2021.

La idea es diseñar una hoja de ruta a nivel comunitario que permita limitar las emisiones en el ámbito marítimo, algo que ha sido valorado positivamente desde la Organización Europea de Puertos Marítimos, Espo.

Por encima de todo, la Organización destaca el reconocimiento del papel clave que juegan los puertos en el transporte marítimo y en la economía europea. En este sentido, están de acuerdo con la propuesta para que se destinen más recursos a través de los fondos CEF para facilitar el cambio modal y alcanzar los objetivos de descarbonización.

También consideran necesario promover el Transporte Marítimo de Corta Distancia como una alternativa sostenible para el transporte de personas y mercancías, igual que el ferrocarril o las vías navegables interiores.

Con la propuesta también se pretenden simplificar los criterios para la puesta en marcha de Autopistas del Mar, principalmente en las que unen puertos que están fuera de la red principal, proporcionando apoyo financiero a estas líneas como alternativa al transporte terrestre.

Impuestos, innovación y combustibles para la transición

Además, desde Espo apoyan la iniciativa planteada en el borrador para corregir las distorsiones que ha creado en el mercado el actual régimen de impuestos para las energías renovables. La Organización lleva tiempo solicitando que todas las fuentes energéticas consideradas limpias estén exentas de este pago.

En cualquier caso, los ingresos generados por el transporte marítimo en este ámbito deberían dedicarse a financiar la investigación y la innovación para la descarbonización. De hecho, debería reforzarse la cooperación entre todos los actores involucrados, incluyendo los proveedores energéticos, en la reducción de emisiones en los puertos. 

Para reforzar los propósitos del borrador, proponen hacer mayor énfasis en la necesidad de una política basada en objetivos en el marco de la Iniciativa de Combustibles Marítimos de la UE. Asimismo, creen que se debe hacer más hincapié en el papel del GNL en la transición hacia un transporte más limpio.