El evento BNEW organizado por el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona ha acogido en su segunda jornada una sesión sobre las perspectivas del transporte y la logística en el mercado europeo y del Mediterráneo.

Con este telón de fondo, se ha producido un gran cambio desde principios de este 2020 en cuanto a las preocupaciones del sector, pues mientras en enero todo giraba en torno a la batalla comercial entre Estados Unidos y China, o los efectos del Brexit, lo que podría suponer una pequeña variación en el PIB, con la crisis sanitaria, el PIB en España se reducirá en un 18%.

Sin embargo, algunos puertos quieren aprovechar la ventana de oportunidad que ofrecen los cambios actuales. Es el caso del de Tarragona, que se presenta como puerto hub para múltiples productos y ofrece suelo logístico a todo tipo de empresas, en un momento en que escasea en buena parte de las áreas metropolitanas del arco mediterráneo, donde también hacen falta más infraestructuras de transporte vinculadas a las zonas logísticas.

Josep Mª Cruset, presidente de la Autoridad Portuaria, ha explicado las ventajas de esta instalación para futuros desarrollos, teniendo en cuenta que se ha registrado un crecimiento anual del 14% del suelo logístico en la ciudad, por encima del 4,6% de la provincia de Barcelona.

ZAL de Tarragona y Tánger-Med 2

Se presenta, por tanto, como un puerto al servicio del mercado logístico. De hecho, la nueva Zona de Actividades Logísticas contará con 1.000.000 m² para las empresas que quieran instalarse allí, con la posibilidad de construir naves de hasta 170.000 m².

Además, está conectada a las vías terrestres de alta velocidad y cuenta con un enlace ferroviario ya operativo con el resto de la península y con Europa. En el ámbito marítimo, el puerto está preparado para recibir a buques de grandes dimensiones y la terminal de contenedores tiene una capacidad de crecimiento de unos 400.000 TEUs anuales.

A esto se añade el proyecto de la terminal intermodal Puerta Centro en la provincia de Guadalajara como puerta de entrada y salida de mercancías que conectará el centro de la península con el Mediterráneo. Además, Cruset ha puesto en valor las últimas inversiones en digitalización, como el sistema SEA para mejorar la entrega de agroalimentarios.

Por su parte, el director del puerto de Tánger-Med, Rachid Houari, ha destacado su cercanía a Europa, lo que le permite posicionarse como hub para el transporte de mercancías entre África y el continente europeo.

En este sentido, están aumentando cada vez más los flujos de importación y exportación, lo que ha impulsado el crecimiento de la instalación. Además, ya está en marcha el desarrollo Tánger-Med 2, un proyecto con el que ha podido fortalecer su posición a nivel mundial.