consigna-ecommerce-en-gasolinera-galp-barcelona

Las gasolineras ofrecen una red capilar y con amplios horarios como puntos de conveniencia.

Diferentes actores del sector del comercio electrónico vienen dudando desde hace largo tiempo de la sostenibilidad de las entregas domiciliarias, verdadero talón de Aquiles desde un punto de vista económico, del e-commerce.

En este sentido, cada vez ganan más enteros como soluciones apropiadas para el desarrollo del comercio electrónico tanto los puntos de conveniencia como las consignas.

Las consignas facilitan una llegada más directa a los usuarios del e-commerce, mientras que los puntos de conveniencia ofrecen otras ventajas como un amplio despliegue sobre el terreno, lo que, a su vez, facilita el diseño y optimización de rutas de reparto, al tiempo que reducen el número de entregas fallidas.

En este último caso, además, casos de cadenas de gasolineras, por ejemplo, parecen terreno abonado para su aprovechamiento como puntos de conveniencia, a tenor del interés que despiertan en cada vez más empresas de gran distribución, por sus amplios horarios de apertura y capilaridad, tanto en áreas urbanas como en vías interurbanas.

De hecho, gran parte de los principales grupos de gran distribución que trabajan en España ya tienen acuerdos con las principales gasolineras abanderadas para utilizarlas como punto de conveniencia para las entregas de pedidos, como, por ejemplo, El Corte Inglés con Repsol y Cepsa, Carrefour con la propia Cepsa, Dia con BP y Shell, así como GM Group con Galp.

Merced a estos acuerdos, las empresas de gran distribución ganan presencia omnicanal, mientras que las petroleras añaden nuevos servicios para diversificar la actividad de sus áreas de servicio.