Poco a poco, los 400 buques que quedaron retenidos en el Canal de Suez tras quedar bloqueado el buque Ever Given van llegando hasta sus destinos, donde se están produciendo ciertas congestiones de mayor o menor importancia según las zonas.

El parón en Suez duró seis días, pero las consecuencias que esto tendrá en el transporte marítimo mundial durarán aún hasta el verano. Así lo se ha señalado el presidente de la Comisión Marítima de Feteia-Oltra, Agustín Montori, que cree que en el Mediterráneo los puertos sufrirán menos que en el norte de Europa o Reino Unido.

En concreto, el lapso de tiempo para hacer una reserva se ha alargado hasta 21 días en las rutas entre Oriente y Europa, y se esperan cancelaciones de escalas a causa de la falta de equipos disponibles. Igualmente el tráfico transatlántico presenta problemas de retrasos y falta de equipos.

Todo ello, según ha señalado Montori, está estrechamente vinculado con el aumento de los fletes. En este sentido, algunos transitarios ingleses aseguran que las tasas se sitúan en los 14.000 dolares/FEU en los tráficos entre Oriente y Reino Unido.

En cuanto a las exportaciones desde el Mediterráneo, los cargadores alertan de que se están produciendo retrasos de entre una y dos semanas para la salida de las mercancías.

Por otro lado, continúan las negociaciones entre el propietario del buque, Shoei Kisen, y la aseguradora, tras presentar la Autoridad del Canal de Suez una reclamación por valor de 916 millones de dólares. La embarcación continúa retenida y solamente dos tripulantes la han abandonado, mientras los otros 23 permanecen a bordo.