Las tendencias de consumo han cambiado drásticamente desde el confinamiento y muchos nuevos hábitos, como las compras por Internet, los pagos ‘contactless’ y la digitalización de procesos, han venido para quedarse.

Incluso la población mayor de 50 años, que tradicionalmente compraba menos por Internet, se ha lanzado a los canales de venta ‘on-line’, pues el distanciamiento social entra directamente en conflicto en espacios cerrados como supermercados, tiendas de ropa o pequeños comercios.

Al mismo tiempo, muchas empresas hayan tenido que ampliar sus instalaciones y almacenes para dar cabida al alto volumen de productos encargados. Como resultado, ha sido necesario reforzar el sector logístico, que se ha convertido en un pilar básico para el e-commerce.

En este contexto, para las organizaciones resulta muy útil incorporar sistemas de escaneo como los de Scandit en los dispositivos de los empleados para asegurar un servicio rápido, sencillo y económico.

Cualquier ‘smartphone‘ puede convertirse en un potente escáner de códigos de barras, textos e imágenes, reduciendo el tiempo empleado en el recuento y la gestión de inventario hasta un 40%. Además, los mensajeros pueden validar un reparto, hacer seguimiento de entregas o gestionar grandes cantidades de datos sin necesidad de mantener contacto físico durante las operaciones.

Dos enfoques

El enfoque ‘Bring Your Own Device‘, BYOD, es una tendencia cada vez más generalizada que permite al usuario utilizar su teléfono personal en el ámbito laboral, con un importante ahorro de costes para la empresa. Por otro lado, la modalidad ‘Corporate Owned, Personally Enabled‘, COPE, es una nueva modalidad que está ganando mucha popularidad, sobre todo en las grandes empresas.

En este caso, la compañía proporciona el dispositivo y conserva su propiedad, permitiendo a los equipos de gestión un mayor control sobre la movilidad del usuario. Independientemente de la modalidad elegida, la visión artificial aplicada a ‘smartphones‘ permite a los distribuidores optimizar sus operaciones, garantizando un cierre de transacciones eficaz con la distancia de seguridad adecuada.