Los registros de tráfico de carga rodada de los dos principales puertos del Cantábrico que tienen enlaces con el Reino Unido demuestran que los transportistas han visto en estos servicios un método propicio para alcanzar el arhcipiélago británico y evitar en la medida de lo posible la congestión que se vive en el Canal de La Mancha, al tiempo que consiguen ganarle tiempo al tacógrafo y ajustar las horas de conducción.

Entre los puertos de Bilbao y de Santander han movido entre enero y marzo un total de 771.346 toneladas de tráfico ro-ro, un 6,89% más que en idéntico período del año pasado, y todo ello pese a la debilidad de los registros en este segmento del enclave vizcaíno durante el trimestre.

Así pues, el crecimiento del tráfico ro-ro en los tres primeros meses de 2021 se concentra en Santander, que ha visto cómo ha crecido un 13,49% anual, hasta sumar un total en el tramo de 590.089 toneladas, mientras que Bilbao ha perdido un 10,12% anual, para una suma trimestral total de 181.257 toneladas.

Del mismo modo, entre enero y marzo ambos enclaves registran un movimiento acumulado de remolques, semirremolques y plataformas de 19.670 unidades, lo que implica un ascenso con respecto al mismo tramo de 2020 de un 30,86%.

Al igual que en total de carga rodada, el puerto de Santander ha visto despegar este tráfico entre enero y marzo, con un incremento anual de un 49,99% y un volumen de 14.039 remolques, semis y plataformas.

Mientras, Bilbao ha registrado un movimiento equilibrado con respecto a los registros de hace un año, aunque con un descenso de un 0,71% y un total trimestral de 5.631 unidades.